¡Terminamos ya el curso! El último día para poder subir trabajos será el día 8 de Mayo a las 23:59. A ponerse las pilas que ya queda poquito!!!!

jueves, 22 de abril de 2010

COMETAS CHINAS



Pocos seremos los que no hemos hecho volar una cometa o nos hemos divertido de pequeños atando un papel a un hilo y echando a correr lo hemos visto volar detrás de nosotros.
Pues bien, esta diversión se la debemos a los chinos. Ellos fueron los primeros en construir este artilugio que tantas horas de diversión nos han proporcionado.
Las cometas, una tradición milenaria china

Durante más de dos mil años las cometas han surcado los cielos de China, para alejar a los malos espíritus y atraer la buena suerte, que está directamente relacionada con la altura que alcanza la cometa.
Hoy en día esta idea perdura en el país asiático y, además, se considera que es un sano deporte para personas de todas las edades.

El origen

El arte de la elaboración de cometas nació en China hace más de dos mil años, en el Periodo de las Primaveras y los Otoños entre 770 y 446 a. C.


El origen exacto de las cometas se desconoce. Una leyenda explica como un agricultor ató una cuerda a su sombrero para no perderlo durante una tormenta, creando así la primera cometa.



El primer escrito sobre este artefacto volador data del año 200 d. C., cuando el general chino Han Xin de la dinastía Han, hizo volar una cometa para medir la distancia de la posición donde se encontraba hasta el muro de la ciudad que sus tropas atacaban. De esta forma, sus hombres cavaron un túnel que atravesó las defensas y tomaron la ciudad enemiga.
Se cuenta que un carpintero llamado Lu Pan elaboró una cometa de madera y bambú en forma de urraca, que echó a volar durante tres días son que cayera. Este mismo carpintero, se dice, fabricó en cierta ocasión una gran cometa de madera en forma de águila, en la que subió un a persona y voló alto para reconocer las posiciones enemigas.

Otras versiones sobre el origen de las cometas las relacionan con hojas, barcos o aves.

En la antigüedad, la gente sentía fascinación por el fenómeno de las hojas cayendo de los árboles empujadas por el viento y volando por el aire. Por ello, ataban hilos de seda a las hojas y las hacían volar como forma de diversión.

Hacer volar cometas era una especie de ejercicio de meditación para la escuela taoísta. Es fácil imaginarse a un taoísta meditando sobre el camino del universo, mientras echa a volar su cometa.

Los chinos, también utilizaron las cometas, como más tarde se utilizarían en la Polinesia, como arte de pesca, atando un anzuelo con un cebo a la cometa, para después soltarla desde una barca. La cometa se situaba a suficiente distancia de la sombra que proyectaba el bote y así lograba engañar incluso a los peces más astutos.

Los antiguos chinos pudieron también inspirarse en los pájaros, haciendo cometas con la forma de aves y lanzándolas al aire.

Al principio las cometas se fabricaban en madera, pero tras la invención del papel se uso también este material para su fabricación.

Su evolución
Las cometas se empleaban inicialmente para usos militares.
A partir de la Dinastía Han las cometas se usan para realizar mediciones y transmitir mensajes.
Se popularizaron entre los miembros de la realeza y la nobleza como pasatiempo. Gradualmente, se fueron extendiendo también entre la población en general, llegando a convertirse en un apreciado entretenimiento artesanal. Durante la Dinastía Tang, la gente fijaba en las cometas unas varillas de bambú que, cuando se hallaban en lo alto del cielo, vibraban y sonaban como una cítara. Desde entonces el nombre de las cometas en chino mandarín en Fengzhen o Cítara del viento.
La práctica de volar cometas se extendió de China a Corea, a la India y por toda Asia, gracias a los comerciantes. Cada región desarrolló un estilo propio y una utilidad diferente para las cometas.
A finales del siglo XIII, Marco Polo llevó la cometa a Europa. En los siglos XVIII y XIX, las cometas fueron usadas como prototipos científicos.

Benjamín Franklin en 1782, investigó los truenos y los rayos con ayuda de una cometa, para luego inventar el pararrayos. Alexander Wilson la usó para investigar el viento y el tiempo meteorológico. Por su parte, los hermanos Wright experimentaron con las cometas para desarrollar su avión.
Los inventos de Francis Rogallo y Domina Jalbert han permitido la aparición de las modernas alas deltas y los paracaídas deportivos.
Durante los últimos cincuenta años la afición por este artilugio volador ha crecido. La aparición de nuevos materiales como el nylon, la fibra de cristal y el grafito han dado lugar a cometas más resistentes, ligeras y coloridas.
Paulatinamente, las cometas devinieron en una actividad estacional. La principal temporada para volar cometas coincide con el Año Nuevo Chino, entre enero y febrero. Y en Qingming, entre marzo y abril, debido a los vientos favorables.
En 1972, volar cometas se convirtió en un deporte de la mano de Peter Powell, cuyo número de aficionados no ha dejado de crecer hasta nuestros días.

Las cometas chinas: tipología y características

El arte de las cometas chinas se ha desarrollado de forma continua junto con la historia de las tradiciones del país. Cada tipo de cometa tiene su punto fuerte y está ligada con las costumbres de sus respectivos lugares de origen.

Durante su larga historia, las cometas han derivado en numerosas formas. En general hay seis tipos: las cometas de Beijing, de Weifang, de Tianjin, de Nantong, de Jiangnan y de Taiwan.
Las cometas de Beijing
Generalmente, presentan siete formas: golondrina, ala dura, ala blanda, pareja de golondrinas, tablero, racimo y frasco.
Sus características propias incluyen los delicados marcos, diseños coloridos y preciosos, naturales, gráciles y muy atractivas a la vista.

Las cometas de Weifang


Han ido pasando de generación en generación, con innovaciones en algunos aspectos como temática, forma y decoración. Al mismo tiempo, este tipo de cometas guarda similitudes con las de Beijing y Tianjin.








Las cometas de Weifang son una muestra del arte popular en todo su esplendor y vivacidad. En términos estructurales y decorativos, estas cometas hacen uso de grabados sobre madera de estampas de Año nuevo, que se utilizan para decorarlas.
Destacan también por su estilo y sus materiales cuidadosamente seleccionados, la exquisitez de las formas, su delicadeza y las vivas imágenes, el brillo de los colores y su ágil vuelo.

Las cometas de Tianjin

Las cometas de Tianjin destacan por las técnicas del marco y del anudamiento, así como por los colores y el diseño. En Tianjin, se busca que las cometas sean únicas y aporten algo nuevo en el diseño y el pintado.


Las cometas de Nantong

El estilo artístico de las cometas de Nantong se caracteriza por las formas simples y la elegancia de los colores y sobre todo, por su sonido.

Varios silbatos de tamaños distintos, se instalan en las cometas creando una “sintonía aérea”.
Las cometas de Jiangnan

Los ejemplos más típicos de esta categoría son las cometas con forma de doble pez y de águila rapaz, ambas realizadas con la técnica de grabado sobre bloques de madera.

Cometas de Taiwán

Este tipo de cometas destacan por su forma, que pone énfasis en su sencillez. Son especialmente buenas las cometas de alas blandas.

Existen unas 21 formas diferentes para las cometas taiwanesas: peonza, dragón, grano de anís, Chinatown, águila, mariposa, libélula, peces de colores, parejas de peces, salangane (que es un tipo de pájaro), siete estrellas, gaviota, lámpara, tigre volador, ciempiés, mariposa gigante, mariposa multicolor, etc…

La cometa dragón

La cometa dragón no es otra cosa que un largo tren de cometas circulares, de tamaño decreciente, unidas unas a otras, teniendo la primera forma de cabeza de dragón, símbolo de suerte dentro de la cultura china. Se vuela en las celebraciones de Año Nuevo, para solicitar a los dioses buena fortuna en el año que entra.

Cometa de la fertilidad

El sombrero de bambú del campesino que se lo ató para no perderlo, pudo ser la inspiración, según la leyenda, de la cometa de la fertilidad. En las puntas laterales y en su cola, se fijan pequeños manojos de arroz cuyas semillas se esparcen por los campos al volar sobre ellos. Esta pequeña siembra asegura de manera simbólica una cosecha abundante.

Volar una cometa en China

La metáfora asociada a las cometas y el cielo, se manifiesta a través de los distintos Festivales tradicionales que se celebran dentro de China. La creencia de que el dios de la abundancia desciende de los cielos en vísperas de Año Nuevo en el norte de China, obliga, para garantizar otro año de abundancia, a que cada hogar envíe de nuevo al dios a su morada celeste, en el decimoquinto día del primer mes del calendario chino.



Durante el Festival de la Linterna, cada habitante debe volar una cometa para contactar con los cielos, disolviéndose simbólicamente en el aire y se suelta mucho hilo, para que las desgracias y los desastres se alejen del nuevo año.

Cómo construir una cometa

El proceso de fabricación de una cometa comprende cuatro etapas: la selección, la cobertura, el pintado y el vuelo.
Para el esqueleto o marco debe elegirse el tipo de bambú adecuado. Debe ser grueso y resistente para una cometa de grandes dimensiones, con el objetivo de que resista la presión del viento. Para las cometas en miniatura, sin embargo, son mejores varillas finas de bambú para que tengan menos peso. Ambos brazos de la estructura en cruz deben ser de igual longitud.
La segunda etapa consiste en hacer la cobertura de la estructura o marco. Esto se hace normalmente con papel, o a veces con seda. Las realizadas con este tejido suelen ser de más calidad artística y más duraderas.
En tercer lugar, el pintado que puede realizarse de dos maneras. Para las cometas producidas en forma industrial, se utiliza papel prepintado para cubrir los marcos. Las cometas tradicionales, por el contrario, suelen pintarse a mano una vez cubierta la estructura base. La mayoría de los diseños que se pintan sobre ellas son símbolos propicios y de buena suerte, como los murciélagos o los melocotones, que expresan deseos de buena fortuna y longevidad.

Las cometas chinas se dividen en dos categorías: las de ala dura y las de ala blanda.
Las primeras suelen ser más resistentes, duran más y pueden volar más alto. Por el contrario, las de ala blanda pueden volar muy lejos, pero a menor altura.
En la actualidad se suelen fabricar cometas con forma de animales, pájaros, mariposas, peces… y con variedad de colores. Algunas incluso están hechas de forma que el animal en cuestión puede mover los ojos y batir sus alas. También se fabrican algunas con forma humana.
Y ahora sólo queda que os animéis y ¡os atreváis a construir vuestra propia cometa...! Bueno, al menos, que con el buen tiempo y con la hermosa playa que tenemos, os divirtáis con el vuelo de una cometa. Igual es verdad y nos ayuda a meditar como a los taoístas... ¡Suerte y que os acompañe un buen viento!


BIBLIOGRAFÍA:
AUTOR:
Andrés Garrido Galeote
2º. Bachillerato B

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.